Cyclades

Estándar

de jugadores: 2 a 5. He comprobado, jugando partidas de 2, 3 y 4, que cuantos más jugadores el juego se hace más interesante, pero eso no quiere decir que en partidas de 2 sea aburrido.

Objetivo: Conseguir dos metrópolis.

Dinámica del juego:

Éste juego es, a pesar de su apariencia, fundamentalmente de pujas. El turno de juego se divide en 5 fases:

1.- Desplazar las criaturas míticas: En el tablero de criaturas míticas, se desplazan hacia la derecha, y la de menor valor se descarta, dejando un hueco libre a la izquierda para colocar una nueva criatura.

2.-  Hacer ofrendas a los dioses: Por turno, se van haciendo ofrendas a uno de los dioses disponibles (Zeus, Ares, Atenea, Poseidón ó Apolo) con las monedas de oro de que dispongas. Cuando todos los jugadores hayan hecho su puja, toca pagar por la ofrenda realizada.

3.- Hacer la acción del dios: Por orden de elección, cada jugador va haciendo las acciones que le permite hacer el dios por el que han pujado (ver apartado de dioses más adelante).

4.- Comprar criaturas míticas: El jugador puede comprar una ó varias criaturas míticas disponibles, pagando la ofrenda requerida (2, 3 ó 4 monedas de oro), y aplicará la acción de ésta criatura inmediatamente.

5.- Fin del turno.

Dioses:

En el tablero de dioses se colocan de forma aleatoria las placas de los dioses, de tal modo que en una partida de 5 jugadores, están disponibles todos ellos. Para partidas de 3 ó 4 jugadores, se dejan ocultos 1 ó 2 dioses, para ajustar el número de dioses al de jugadores. Los dioses y favores correspondientes son:

Zeus: Otorga de forma gratuita un sacerdote, que abarata las ofrendas en 1 moneda de oro. Además puedes comprar otro sacerdote por 4 monedas de oro y/o un templo por 2 monedas (que permite comprar una criatura mítica por una moneda de oro menos).

Atenea: Da gratis un filósofo, y permite comprar otro adicional por 4 monedas de oro. Además puedes construir la universidad (que no da beneficio, pero es necesaria para tener la metrópolis).

Ares: Proporciona una tropa de forma gratuíta, y permite comprar hasta 3 tropas adicionales. También permite (por 1 moneda) mover tropas de una isla a otra a través de una cadena de barcos propios y/o construir un cuartel, que da un punto de defensa adicional en caso de ataque terrestre.

Poseidón: Regala un barco, y permite comprar hasta 3 barcos adicionales. También puedes mover barcos hasta 3 espacios a cambio de una moneda, y construir un muelle, que otorga un punto de defensa adicional en una batalla naval alrededor de la isla en la que esté construido.

Las metrópolis: Existen 3 formas de lograr tener una metrópolis: construyendo cada uno de los 4 edificios (no tiene que ser en la misma isla), teniendo 4 filósofos, ó conquistando una isla en la que haya una metrópolis. Estos edificios tienen todas las ventajas de los otros 4 edificios juntos.

 

Fases del juego: Primero se puja por orden por el dios que más te interese. Para ello, se coloca el marcador en el número de monedas que le ofreces. A continuación van pujando el resto de jugadores. Si un jugador supera la puja de otro, éste tiene inmediatamente que pujar por un dios diferente (aunque ya no sea su turno de puja).

Después, por orden de colocación de los dioses, se van realizando las acciones correspondientes, que ya hemos explicado anteriormente. En éste momento, durante el periodo de las acciones de los dioses, se pueden comprar figuras míticas por el coste que tengan en ese momento y se aplican inmediatamente.

Cuando todos los jugadores han terminado, se comienza un nuevo turno.

 

Fin del juego: El juego termina cuando un jugador consigue terminar un turno con dos metrópolis bajo su control. En el raro caso de que sean dos jugadores los que terminan el turno con dos metrópolis, ganará la partida el que tenga más monedas de oro.

 

Opinión: Una vez que has jugado un turno, entiendes la mecánica del juego sin problema. El tablero es modulable en función del número de jugadores, lo que hace que las partidas varíen considerablemente en función del número de jugadores.

Los componentes me han sorprendido gratamente. Cada uno de los colores de los seguidores tiene tropas y barcos diferentes de los demás, y las cinco figuras míticas con presencia en el tablero tienen un diseño muy elaborado. Lo único que habría cambiado, y en esto estoy de acuerdo con los amigos de Propongo un juego, son las cartas de sacerdotes y filósofos, porque probablemente habría sido igualmente eficaz disponer unos sencillos marcadores.

Como nota final, cabe decir que aunque su precio es más elevado que el del resto de juegos de los que hemos hablado (a excepción del Giants), merece la pena tenerlo, porque es muy rejugable, y la cantidad de componentes que tiene valen su precio.

About these ads

Un comentario »

  1. Pingback: Mis dos semanas jugonas: Segunda parte « Propongo un juego

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s